Nuestra
Historia

En 1970, se vislumbra la futura necesidad de contar con un camposanto en el que la naturaleza sea el marco perfecto para el reencuentro con los seres queridos. En 1989, comienza la implementación del primer camposanto y en 1996 nace Campo fe Huachipa con 64 hectáreas de extensión, como una alternativa ecológica de sepultura.

En 1998 se inauguró Campo fe Norte, un camposanto con más de 30 hectáreas ubicado en Puente Piedra.

En el 2000 se inicia el negocio funerario con Funeraria La Molina, que rápidamente logra un crecimiento importante en el mercado. En enero del 2011 esta empresa se fusiona con Campo fe y a partir del 2012, modifica su nombre comercial y pasa a denominarse Funeraria Campo fe.

En la actualidad, Campo fe cuenta con 20 años de experiencia en el mercado; ofreciendo servicios integrales de sepelio, cuenta con 04 sedes y forma parte del Grupo Fe. El cual está constituido 100% por capital peruano y cuenta con empresas e inversiones en otros rubros empresariales.

Misión

Brindar la mejor solución integral de sepelio a las familias con un equipo humano y profesional, orientado a ofrecer en todo momento, confianza, compromiso y un servicio de calidad.

Visión

Ser reconocidos como la organización que brinda la mejor solución en servicios integrales de sepelio.

Nos regimos por seguir siempre nuestros siguientes valores:

1
Vocación de Servicio

Demostramos sensibilidad por las necesidades presentes y futuras de las demás personas, procurando dar soluciones que permitan satisfacerlas. Es nuestro deseo constante ayudar y servir a los demás, asi como de comprender y atender sus necesidades.

2
Respeto

Reconocemos los derechos de los demás como si fueran propios. Nuestra actitud y conducta es siempre educada y justa.

3
Confianza y Compromiso

Siempre cumplimos con lo acordado y lo ofrecido. Asumimos las responsabilidades que la organización nos asigna con plena identificación, dando más de lo que se espera de nosotros.

4
Honestidad e Integridad

Actuamos con honradez, veracidad y lealtad con los valores organizacionales. Asimismo, actuamos con transparencia y coherencia entre lo que decimos y hacemos.